SOY MIS SUEÑOS Y MIS RECUERDOS. ESTAS SON MIS PALABRAS.

Ahí estaba yo; en el patio del colegio jugando a hacer tartas de arenas, como todos hemos jugado alguna vez en nuestra vida. Qué fácil se veía todo por entonces, sólo tenías que preocuparte porque no te salieras del borde al colorear el dibujo que tu profesor te había dado. Pero la vida no es rosa, como te la quieren pintar. Te vas haciendo mayor y te das cuenta de que los que están alrededor sufren, de que las personas más queridas se van, y de que no todo lo que quieres se hace realidad, o se consigue.

Y digo esto porque yo lo he pasado, y conozco estos temas como la palma de mi mano. Apenas tenía cuatro meses y medio cuando mi abuelo materno murió, lo que tampoco sufrí tanto, pues era pequeña. Ya tenía cinco años, o así, cuando murió mi abuelo; paterno. No tenía tanta idea del tema, por lo que tampoco le dí mucha importancia. Al fin y al cabo, sólo tenía cinco años. 2010, una de las fechas que más marcará mi vida. Muere mi abuela Silvestra, se puede decir como una segunda madre. Entonces, sí que me di cuenta del mundo en el que vivía. A veces, el mundo no es rosa; pero tampoco negro. A veces es gris, bueno, según quieras verlo.

Puede hacer dos años que empecé a escuchar música, pero no cualquier tipo de música: canciones en inglés. Ya, lo sé. La mayoría pensaréis que si soy rara, que si tengo que escuchar 'música española', que si bla bla bla. La verdad, es que, no sé por qué pero siempre me llamó la atención esas cosas. One Direction, Cher Lloyd, Demi Lovato, son algunas de las bandas o artistas que escucho actualmente. De ahí, lo más seguro, es que venga mi afición por el inglés.

Dentro de unos años, estaré en Londres, la ciudad en la que siempre he querido vivir. Dando clases de inglés a niños de primaria, y casada. No digo con el famoso Niall Horan, si no con alguien que me quiera por lo que realmente soy.

Lo más seguro es que, cuando estés leyendo esto, seas quien seas, estarás pensando que estoy loca y que nunca conseguiría lo que acabo de decir. Pero, de lo que sí estoy segura es que: quién lucha, la sigue, la persigue, y lo consigue. Con lo que, nunca te rindas. Los sueños, si crees en ellos, por muy lejos que parezcan estar; se consiguen.

Conclusión: La vida es un teatro, un gran teatro en el que no se puede ensayar. Improvisa, esa es la clave. A veces las improvisaciones te saldrán bien, regular o fatal. Pero, al final, lo único que importa son los aplausos que recibas al final de la obra. Ten en cuenta que, hay personajes que se quedarán a mitad de obra, y tendrás que seguir adelante sin ellos. Ahí, demostrarás cómo de buen/buena actriz/actor eres en este teatro, lo que viene a ser la vida.
Mis palabras son:
Palabras favoritas: Teatro, improvisar, música, cielo, rubio, azul, cielo.
Palabras odiadas: No soporto cuando alguien dice 'Yo no he hecho'. Es 'Yo no he sido', del verbo ser. O los típicos/as que escriben con 'k' y esas cosas por internet. Hay que escribir bien, señores.
Palabras añoradas: Abuelo.
Palabras repetidas: Repito constantemente '¿vale? - ¿no?' cuando hablo.
Palabras maestras: Todos los días se aprenden palabras nuevas, de cada persona que ves; en cualquier momento o segundo del día.
Palabras olvidadas: Seta (persona sosa), sopapo (bofetada, cachete)
Palabras regaladas: Leyendo libros se aprenden muchas palabras nuevas. Hace tiempo, descubrí una que es babieca. Es muy curiosa, y significa persona poco inteligente.

IMG01381-20130208-1431.jpg
IMG01381-20130208-1431.jpg

(Yo con mas o menos tres años, posando con traje de feria lol)


SEGUNDO TRABAJO: RETRATOS.



Retrato_de_la_infanta_Margarita_(2),_by_Diego_Velázquez.jpg
Retrato_de_la_infanta_Margarita_(2),_by_Diego_Velázquez.jpg

Esta pequeña niña de nombre Margarita parece seria, triste y desolada. Fue infanta antiguamente y seguramente le presionaron demasiado. Es una señorita: con las manos a la perfección colocadas en el traje y recta como si se dijera de una estatua. Los ojos transmiten tristeza. Es como si ella no quisiera estar en esa foto; no ser una infanta.
En su pelo, rubio como si se tratase de un cazo de oro, lleva un gran y vistoso lazo del color del mismo, que hace resaltar esa pequeña cara. Sus labios son pequeños y rosados, no como su nariz, grandecilla y tan blanca como una nevada de invierno, al igual que su color de piel.
Lleva un precioso traje con pequeñas decoraciones por todos lados. En ambas muñecas, luce dos lazos naranjas como amanecer de una tarde. Al igual en el centro del pecho, pero esta vez un poco abierto. También tiene un gran botón, justo debajo de el lazo en el pecho.



TERCER TRABAJO: RESUMEN DEL LIBRO.


LA MECÁNICA DEL CORAZÓN.

"La Mecánica del Corazón" es un bonito y emotivo libro, escrito por Mathias Malzieu.
En una fría noche de invierno nace Jack, el hijo de una prostituta. Jack no es ni será un niño normal: la doctora Madeleine se percata de que algo no va bien. El corazón del niño está congelado, así que la doctora decide ponerle un corazón de madera. Desde aquel día, la madre del chiquillo desaparece y no la vuelve a ver más. Entre los tantos pacientes de la doctora Madeleine, el más común es el Sr. Arthur, del que Jack se hace muy amigo. Varios padres van a adoptar a niños rechazados por sus madres, como Jack, ya que no pueden tener hijos. Pero nadie quiere a Jack. Su corazón de madera y el 'tic tac' que le acompaña continuamente espanta a los padres y, tantas veces se repite esta situación, que la doctora Madeleine decide no enseñarlo más. A los diez años y tras insistirle muchísimo a la doctora, Madeleine decide llevar a Jack a la ciudad. Al pasar por una calle, ve a una niña cantar y se queda anonadado de su belleza y, por supuesto, su voz, cual los ángeles se pelearían por ella. La chica pega un traspié y se cae de forma violenta. Desde ese día Jack no la olvidará. Anna y Luna son dos prostitutas que visitan frecuentemente a Jack. Tras insistir en que le den estas dos muchachas información sobre la pequeña cantante, solo consigue saber que viene de Andalucía. Puede que esté en el colegio, así que sin pensarlo dos veces, convence a Madeleine para que le matricule. El colegio empieza y no es tan divertido como Jack creía, ya se lo avisó Madeleine pero él hizo caso omiso a sus palabras. Estaba demasiado concentrado en la búsqueda de la pequeña cantante. En el recreo se pone a buscar a la niña pero no está. Se encuentra con el matón del colegio, llamado Joe. Él también ama a la cantante; se complican las cosas y él y su madre se ponen a insultar a Jack delante de todo el mundo. Cuando llega a casa se lo cuenta todo ha Madeleine. Tras cuatro años de repetidas humillaciones por el mismo matón, el chico del corazón de madera y en una fuerte pelea le arranca un ojo a Joe. Huye rápidamente del colegio y va a casa de Madeleine. Le cuenta lo ocurrido, y mientras, Arthur entra en casa diciendo que viene la policía colina arriba. Entonces Madeleine le prepara la maleta a Jack y le dice que se vaya corriendo. Abajo, en un carro, le esperan Anna, Luna y Arthur. Le llevan a una ciudad y Luna le regala una paloma mensajera.

Jack recibe una carta de Arthur, en la que le describe el arresto y la muerte de Madeleine. Pero él sabe que es una farsa parra confundir a la policía. Va a un relojero, tal y como le prometió a la doctora Madeleine. Conoce a un mago que se llama Melies, pero también fué relojero. El hombre le arregla el reloj y el chico le comenta el viaje que quiere hacer, al que se une Melies. Jack llega a Andalucía y en el Extraordinarium conoce a Miss Acacia, o como la llama él: la pequeña cantante. La ha vuelto a ver cantar y en el camerino han charlado. Quedan para verse otra vez. Jack encuentra trabajo en un tren fantasma, donde su trabajo es asustar a la gente. Vuelve a quedar con Miss Acacia y se besan por primera vez. Por accidente, la chica palpa las agujas del reloj del chico y éste decide contarle la verdad. La pequeña cantante reacciona bastante bien. Pasa un año de la relación de Miss Acacia y Jack, aunque todavía lo ocultan por los miedos de la joven de lo que puedan decir. Melies le revisa cada día el reloj que él mismo ha construido. Cada vez se quieren mas Miss Acacia y el chico del reloj, aunque a veces, tienen sus momentos de celos. Joe, el matón, va a Granada y se propone quitarselo todo. El trabajo, Miss Acacia. Lo primero lo consigue y con éxito, y a Miss Acacia se la está ganando cada vez más. Le ha contado a su novia que le rompió el ojo, pero claro, a su manera. Llega la hora de que conozca la única y verdadera versión que hay. Jack vuelve al taller de Melies, su nuevo hogar, donde ha quedado con Miss Acacia pero ella no aparece. Joe le cuenta a Jack que se han besado. Jack vuelve a ver a Miss Acacia insistido por Melies. Pero, ella pisa tan fuerte en el escenario que los tablones se caen y con ellos la pequeña cantante. Joe, más rápido que yo, la coge entre sus brazos y la transporta al camerino. Cuando Jack llega, Miss Acacia le hecha en cara que es un mentiroso. Jack, furioso, se arranca el reloj del cuerpo para demostrarle de que no es lo que ella dice. Después de un grito ahogado de Miss Acacia, le vence el sueño. Melies lleva a Jack a su taller, donde éste último le pide un nuevo reloj.
Después de tres años en coma, Jack se recupera y vuelve a ver a Miss Acacia, aunque ya no es el mismo y ésta no le reconoce. Tontean un poco pero, cuando Jack le confiesa quién es, Miss Acacia se vuelve furiosa. Le dijeron que había muerto y durante estos tres últimos años, todos y cada uno de los días le llevaba flores a su supuesta tumba. Y por eso decidió no volver a querer al chico del reloj.
Epílogo: La Doctora Madeleine murió. Melies se convirtió en famoso director de cine. Joe siguió trabajando en el tren fantasma. Anna y Luna tomaron cargo de un orfanato. Miss Acaica aspiró a ser una cantante y actriz famosa. Y Jack, el chico del reloj de cuco, no pudo olvidar a su gran amor.

INSTRUCCIONES PARA PELAR UNA PATATA

Una patata es un tubérculo de una planta, comestibe, muy carnoso, de forma redonda o alargada y color marrón por fuera y blanco u amarillo por dentro.

1.- En primer lugar tiene que buscar una patata. En caso de que no tenga una patata, vaya al supermercado a comprarla. (No olvide de pagarla, puede que se le olvide.)
2.- En segundo lugar, cuando ya tenga la patata, vaya a su casa directamente. No se distraiga: no baile con la patata o puede ocurrir que la atropelle un coche.
3.- Ponga la patata en una superficie plana, no una rugosa.
4.- En cuarto lugar, busque un utensilio afilado o algo por el estilo. En otro caso, será imposible pelar la patata.
5.- Ponga su utensilio en la parte superior de la patata y deslice el utensilio hacia abajo.
6.- Repita la acción todas las veces que sean necesarias para que la patata no tenga piel.
7.- En último lugar, puede ser feliz. ¡Su patata está pelada!